Pilates para deportistas

Pilates es una excelente herramienta de entrenamiento para los atletas de todas las disciplinas. Dependiendo del deporte o la actividad que la persona practique, Pilates puede ayudarlos a incrementar velocidad, agilidad, fuerza, coordinación, balance y flexibilidad.

Pilates mejora la alineación general del cuerpo

Si nos enfocamos en deportes donde el tren inferior es la clave, estaríamos obteniendo la alineación de la cadera, rodilla, tobillo y pie, y sus respectivas biomecánicas, minimizando así el estrés ocasionado por movimientos repetitivos; además se hace mucho menor el riesgo de crear lesiones por el impacto en estas articulaciones. Por ejemplo, un entrenamiento prologando de correr presiona ligamentos, tendones y nervios por el efecto de la gravedad; esto puede ir desgastando con el tiempo al atleta y/o causar dolor. Al practicar Pilates se corrigen los malos hábitos del cuerpo, se crean patrones de movimientos iguales en ambos lados del cuerpo, lo cual mantiene el cuerpo balanceado.

Pilates mejora la estabilidad escapular

En deportes como natación, ciclismo, tenis, entre otros, Pilates mantiene fuertes los músculos de la espalda que sostienen una buena postura. Esto es un beneficio enorme para los deportistas, ya que muchos de ellos sostienen una posición por mucho tiempo (como en el ciclismo). Si no se usan los músculos correctos (o si estos están débiles), se pueden dar contracturas musculares o tensión en los músculos del cuello y la espalda.

Mejora del balance y equilibrio

Pilates se enfatiza en el alineamiento del marco del cuerpo (hombros-cadera), usando los músculos del “powerhouse” o “core” (recto abdominal, oblicuos, transverso, suelo pélvico, espalda, glúteos y aductores). Al trabajar equitativamente la fuerza de ambos lados del cuerpo, alineando los hombros y la cadera, se promueve el balance muscular; el centro de masa o eje central es percibido por el atleta con mayor facilidad y en consecuencia mejora el equilibrio de las personas cuando están en movimiento.

Provee mayor flexibilidad

La flexibilidad es una de las mejorías que más rápido perciben los deportistas cuando empiezan a practicar Pilates. El estiramiento y el alargamiento de la columna vertebral sin importar si el movimiento es de flexión, extensión, flexión lateral o rotación, hace que el rango de movimiento sea mejor y mayor conforme avanza el entrenamiento, trabajando la flexibilidad a nivel de la espalda principalmente. El trabajo de alinear la pelvis, unido a ese estiramiento y fortalecimiento de la espalda da como resultado una mayor flexibilidad, mejorando la elasticidad de los isquiotibiales (generalmente cortos en muchos deportistas), otros músculos de las piernas, cadera, los hombros y el pecho. Cuando el deportista tiene los músculos más elásticos y fuertes, previene lesiones como contracturas, desgarres, y molestias en general. Los músculos estirados están menos tensos y permiten a la persona alcanzar mayores rangos de movimiento en las articulaciones que están sujetas a un estrés especial, lo cual significa más velocidad para corredores y nadadores, mejor swing para golfistas, mejor “follow through” para tenistas y racquetbolistas, entre muchos otros beneficios.

Fortalece los músculos

El fortalecimiento de los músculos del powerhouse es vital para los deportistas de alto rendimiento (para todos los deportistas en general). Aprender a usar los músculos de la espalda, abdomen y glúteos de la forma correcta y profunda como Pilates lo hace, mejora indiscutiblemente la fuerza de todo el cuerpo de forma integral. Por lo general, todos los deportistas tienen fuerza externa en sus cuerpos, especialmente en las extremidades (brazos y piernas), pero al descubrir como sacar la fuerza desde adentro (desde los músculos más profundos y aprendiendo también a usar los músculos pequeños del tronco), su nivel de desempeño mejora exponencialmente. Aprender a sostener el cuerpo y la buena postura usando el powerhouse ayuda a que los brazos y las piernas se muevan más eficientemente y con mayor precisión, disminuyendo el catabolismo.

Se pueden mencionar otros beneficios del Pilates para quienes practican deporte durante muchas horas a la semana, entre ellos:

  • Fortalecimiento mental para mejorar la capacidad de concentración tan importante en el momento competitivo, ya que Pilates es un ejercicio de mente-cuerpo.
  • Desarrollo de ritmo y secuencia de movimientos, mejora en la coordinación y control en los movimientos.
  • Mejora en capacidad aeróbica.
  • Desarrolla la habilidad de jugar con la gravedad para no sobrecargar los músculos.
  • Conciencia en la respiración correcta y profunda.
  • Desarrolla conciencia corporal entendiendo esta como fuerza mental y física.